Campaña popular Scioli 2015: sin calle no hay continuidad

Por Ezequiel Arauz .             (Docente, integrante Agrupación Edukadores) image

Una de las muchas enseñanzas que dejó el 2001 es que la institucionalidad, en sentido amplio, es decir la estatal pero también la de la sociedad civil, los partidos políticos, etc, no se reemplazan ni se derogan a pura voluntad. Que los picos de luchas o los estallidos o las coyunturas movilizantes deben, para trocarse en cambios efectivos, tener impacto en lo instituído, aun sea para modificarlo más o menos radicalmente.
La campaña “Scioli Presidente”, no ya el gobernador bonaerense como figura, sino convertido en bandera de una extensa amalgama de voluntades movidas por motivaciones variadas pero siempre contrarios a la posibilidad – ahora sí que bien concreta tras la primera vuelta – de que el proyecto neoliberal retome las riendas del estado nacional. El desafío será construir institucionalidad desde esos espacios, para oxigenar políticamente las estructuras o esa energía, esa potencia movilizada se disipará.
En la ciudad en la que escribo esto, Quilmes, al sur del conurbano, esa campaña tomo el nombre de una asamblea: “Acá no se rinde nadie” y la participación de organizaciones políticas sociales y culturales fue explicita y acordada. Ese espacio, que convocamos prontamente un puñado de militantes docentes y judiciales a tres días de las elecciones y cuyas convocatorias fueron muy numerosas en cada oportunidad, contuvo a un lado las entendibles diferencias políticas entre importantes organizaciones del campo nacional y popular tras las dolorosas derrotas en el ámbito local y el provincial, cargadas a la cuenta de dos importantes apellidos políticos del distrito, pero de las que ninguna estructura quedó a salvo.
No fue un espacio de análisis ni uno de catarsis. Fue una convocatoria a la acción. Entrega de cartas casa por casa, actividades participativas, charlas vecino a vecino, siempre tratando de alterar las maneras y los canales en que los mensajes políticos circulan. Se trató de una estrategia en resistencia, emanada no de grandes estudios sino de la valida iniciativa militante y también de vecinos “sueltos” pero decididos a sumarse. Su efectividad se sospecha mayor y más apropiada en esta coyuntura, aunque será imposible saberlo o medirlo certeramente.
Acá no se rinde nadie empalmó con otras expresiones como la de empresarios pymes hablando a sus trabajadores sobre los riesgos del programa económico de la alianza PRO, o un referente sindical como “Beto” Pianelli hablando llanamente con la simple verdad en la boca en una nutrida asamblea de laburantes, los jóvenes científicos del CONICET y su despertar, los decanos de las universidades públicas construidas o potenciadas en zonas periféricas a la Ciudad de Buenos Aires. Funcionarios mostrándose como militantes, hablando no desde escenarios sino en asambleas.

La propia convocatoria en la 9 de julio a pesar de las idas y vueltas en cuanto a su realización tras las muertes en Francia. Varias jornadas de carácter menos militante y más culturales o expresivas como “Amor sí, Macri No!” y otro todas canalizadas y difundidas por las redes sociales pero haciendo del espacio público.
No casualmente se trata de movidas que van de la calle a las redes sociales y de las redes sociales a la calle. Sirven en coyunturas cortas, pero es dificultoso sostenerlas en el tiempo.

Las “autoconvocatorias” siempre tienen algo de verdad a medias. Se sabe que no existen como tales, se la acepta como efectivas en ciertas coyunturas en las que las estructuras partidarias, digamos, tradicionales quedan debilitadas, expuestas o con sus posibilidades de acción reducidas. Un grosero error sería que el árbol de los autoconvocados tape el bosque de la necesaria organización popular en marcos políticos concretos y estables. No hay construcción de proyecto popular sin estructura, sin pueblo organizado.
La cierto es que en términos estrictos de agenda, lo que aquí llamamos “campaña popular” – otra verdad a medias porque las campañas “partidarias” también apuntan a lo popular – y en otros puntos del país fueron las autoconvocatorias, instalaron temáticas claves que el propio candidato no había plasmado, no había hecho discurso antes de la primera vuelta.
El desarrollo así relatado tuvo su coronación el domingo, con el excelente despliegue discursivo de Scioli – ahora sí, él como candidato – en el debate. Con la postura ideológica elegida para esa instancia. El candidato del Frente para la Victoria, a su estilo, hizo pie en todos los puntos nodales del legado kirchhenrista: la independencia frente al FMI y los buitres, la defensa del mercado interno y los puestos de trabajo en oposición al ajuste contra los trabajadores como boyas. Scioli no cayó en la trampa de criticar o despegarse de Venezuela, reivindicó el mercosur, y las políticas de derechos. No tuvo giros discursivos conservadores, le dejó todo ese paquete a quien mejor lo expresa que es su contrincante.
Quedan pendientes para analizar los motivos de la ausencia de las grandes estructuras sindicales que volvieron a quedar al margen del proceso, más allá de algunos intentos válidos ya mencionados.
No es tiempo de balances definitivos porque el domingo hay que jugar la final y hay que ganarla. Es necesario ganarla. Pero la campaña tomo formas distintivas y el dato abre puntas para ambos escenarios, claro que tanto más ventajoso si en el definitivo Scioli se impone. En la etapa que se abre y en la medida que los chispazos de la campaña popular se vayan apagando y tal como alguna vez lo afirmo el propio Kirchner, no pasarán a la historia los que especulen, sino aquellos que más se la jueguen.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Hegemonía y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s