Marco Meloni: “Le quitaron poder de compra a las personas para dárselo a veinte empresas”

marco

Entrevistamos al dirigente de la Unión Industrial de Quilmes, miembro de CGERA y referente de la gremial empresaria textil Marco Meloni. El dirigente, quien además es vicepresidente de una importante fundación del sector, llamada Pro Tejer y propietario de dos plantas de confección de telas para indumentaria, trazó un primer balance y una proyección para las políticas industriales y sectoriales del gobierno de Mauricio Macri.

– Estamos cerca de arribar a los dos primeros meses de gestión de Cambiemos a nivel nacional. Un balance que posible es que se desplegaron una batería de políticas en favor del sector financiero y el exportador, sobre todo del agro y cuesta encontrar medidas en favor de los trabajadores. Desde tu visión empresaria relacionada con el sector PYME y textil ¿Como es ese balance?

– En principio, vamos a ver si ese escenario que me comentás es cierto: si liberan las tasas de interés y suben del 24% al 36% como pasó, es evidente que a las PYMES eso no las favorece. Tomar dinero al 20 y prestarlo al 36% les está dando al sector financiero una suprarrenta en desmedro de las PYME. Hay muchísimas pequeñas y medianas y entre ellas, unas 70 mil son industriales, es decir, compradoras de materias primas a monopolios, bipolios o cartelizados, a quienes les permitieron dolarizar los precios. La materia prima en dólares aumentó un 30 o un 50% y eso te licua la ganancia. El ajuste de la devaluación se traslada vía cheques hacia los más chicos. Eso hace que te descapitalices más allá del deterioro del poder de compra que también te perjudica. No es mi rubro directamente, pero esta a la vista que vía quita de retenciones – sumado además a la fuerte devaluación – le quitaron poder de compra a las personas para dárselo a veinte personas o veinte empresas.
– ¿Como explicas que quienes se beneficiaron con esa quita reclaman todavía una devaluación mayor?

– Es la voracidad del capitalismo. Ese es el problema. En los `60, `70 hubo un capitalismo (entre comillas) bueno y se llegó al 50/50 de los trabajadores en el mundo. Es la voracidad la que hace que alguien que tenía 20% de retenciones, luego de que se las quitaron agregando una devaluación de casi un 50% este esperando que le den más. ¿Cuánto quieren? ¿Un 70? . Acá la gente de altos ingresos, los formadores de precio y las cerealeras no tuvieron malos momentos. A lo sumo tuvieron tiempos mejores, de mayor ganancia. Son los otros sectores, los medios, los bajos, los trabajadores los que sufrieron las consecuencias, por ejemplo en los `90 con la desocupación.
– Hablando de consecuencias concretas ¿Qué es lo que se está provocando la política económica del actual gobierno? ¿Ya hay despidos en el sector privado o lo que se observa es un achicamiento del mercado interno?

– En lo macro no se ven expectativas buenas. En enero las ventas cayeron entre un 20 y 30%. Evidentemente la gente sintió los resultados en su bolsillo. Esto no es subjetivo, yo hago política gremial empresaria y te estoy dando datos concretos. Hablé con el rubro electrodomésticos, golosinas, alimentación, panificación, metalúrgico, indumentaria de marcas e hipermercados y ferreterías y se ve esa fuerte caída. El tema es si esto se extiende en el tiempo. Porque al menor poder adquisitivo y la falta de financiamiento y demanda, se le pude sumar algo que si ocurre, es la bomba atómica. La obra maestra del terror, que el gobierno nos prometió que no van a permitir y esperamos que así sea: es reemplazar eso de menos que se vende con importaciones asiáticas. Entonces ahí vas a estar comprando directamente productos hechos con mano de obra esclava.
– Es otro tema que están planteando en los documentos del sector, la defensa del trabajo digno y las condiciones laborales de los trabajadores en contraposición a la precarización y el abaratamiento de los así llamados costos laborales. ¿Ves posibilidades de una confluencia con sectores sindicales?

– El gobierno se presenta con un estilo abierto al diálogo y no es bueno que si te escuchan no hables. Pero bueno, el que avisa no traiciona. De acá a abril hay que hacer la evaluación sobre las promesas. Si tu promesa de campaña fue pobreza cero no me podes precarizar el sueldo y hacerme competir con productos hechos por trabajadores que ganan 50 veces menos que acá, como ocurre en cualquier país del sudeste asiático, que no sea China donde la distancia se acorta a unas siete veces menos. La segunda cuestión que le planteamos es otra promesa que hablaba de un millón de puestos de trabajo. Si vos racionalizas es Estado – y acá tomo el argumento y no abro juicio de valor al respecto – y sacas 50, 100 mil personas hay que reubicarlas. Si sabemos que el campo, así le vaya bien, no es receptor de mano de obra, mas con las tecnologías actuales y la soja. Servicios algo te da, pero el 70% del empleo lo generan las manofacturas. Si matas a la manofactura con una apertura indiscriminada: ¿Los puestos de trabajo donde los vas a generar?. El tercer punto es la competitividad. Yo prefiero tener un mercado interno virtuoso que me proteja de los vaivenes internacionales. La batalla debe ser contra la competencia desleal a nivel internacional. Acá también hay trabajo esclavo, pero ojo!, está penado de seis a diez años no excarcelables. En otros lugares es sistemático hacerlo. Sabemos que el gobierno actual no quiere violar ninguna norma de la OMC, pero tenemos que cuidarnos de las producciones hechas con químicos contaminantes que nos llegan. Volviendo a tu pregunta, como decía, de momento hay una apertura al dialogo de parte del gobierno. Sin duda que puede haber confluencias si las respuestas sobre aquellas promesas de campaña no aparecen.
– Ustedes plantean también un concepto que es de “soberanía productiva” ¿En qué consiste?

– La soberanía productiva es tener un trabajador que gane lo que tiene que ganar o tender a eso, nunca menos. Tener un mercado interno pujante. Resguardar las industrias viables y que invierten. Que no nos pase la discontinuidad en la formación en oficios que se dio en los 20 años previos a 2003 entre otras cosas. Fue un genocidio industrial productivo y social del que ahora vemos las consecuencias. Se mató a la Escuela Técnica, se mató al oficio. En los últimos años se intento recuperar la formación técnica también con programas de talleres de oficio del ministerio de Trabajo. Queremos eso. Hace a la soberanía social de un país. No es lo que recomiendan los grandes concejeros financieros en ningún lugar del mundo. En Europa tomaron el otro camino hace ocho años y todavía no se ve la mejora, pero si las consecuencias.
– También fueron muy críticos del acuerdo que el gobierno busca trabar con los fondos buitres

– En cualquier negocio menos pagas mejor es y menos te endeudas mejor es. Acá se están haciendo ambas cosas al revés. Si arreglan bajo la forma actual, hay rueda de endeudamiento para pagar. Ahí aparece la hipocresía de este capitalismo voraz y materialista. La OMC nos castigó en los últimos años duramente por la administración y regulación del comercio exterior. Pero en 2002 comprábamos por 20 mil millones de dólares y el año pasado compramos por 80 mil millones. Somos uno de los mejores treinta compradores del mundo. Cuando el país compraba mucho menos, pero se endeudaba de todas las formas posibles, no había castigo alguno.

(Entrevista realizada por Ezequiel Arauz, Grupo Walsh FPV Quilmes)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s